Warning: session_start() [function.session-start]: open(/home/content/00/6271800/tmp/sess_6c4se0b3aqlp4hmk5uvck5bvu4, O_RDWR) failed: No such file or directory (2) in /home/content/00/6271800/html/wp-content/plugins/wsi/wp-splash-image.php on line 142
» Cuestión de vatios Cognomatica

Cuestión de vatios

8-octubre-2013 § § sin comentarios


cerebro-energía

> El cerebro y ‘yo’. ‘Nosotros’ y nuestro cerebro

Cuando contamos una idea, lo hacemos con bastante retraso. El cerebro la ha fabricado mucho antes. Así lo cuenta, en un afán divulgador, la neurobiología. Es una forma de advertirnos que el cerebro tiene misiones propias, organizar la parte de nuestra vida que es aparentemente automática, por ser, y que no somete a nuestra voluntad; tiene la misión de de vigía, de organización de las distintas alertas y según nos cuenta Mrcus Raiche, tendría la misión, de manera autónoma, incluso, de fantasear, chequear los recuerdos y explorar las posibilidades futuras. Son misiones de muy alto nivel en las que no podemos influir.El sistema inmunológico activa sus antígenos para generar anticuerpos contra los enemigos que amenazan nuestra salud. Cuando pierde la batalla el cuerpo enferma y con la enfermedad aparecen los síntomas externos, fiebre, malestar o dolor, alertas que nos impelen a actuar. Lo hacemos cuando el cuerpo, sin nuestra mediación consciente, por sí solo, lleva tiempo haciéndolo. El sistema inmunológico hace su trabajo de manera silente, al igual que lo hace el cerebro, con anticipación y celo. Tienen misiones de muy alto nivel, irreemplazables.

El bulbo raquídeo gobierna nuestros sistemas automáticos (el ritmo cardíaco, la respiración…), el hipotálamo gobierna nuestras emociones y sistemas de recompensa, la amígdala, filtra lo que debemos procesar y lo que no, alimentando el cortex . Es justo afirmar, por tanto, que una cosa es la realidad objetiva y otra la que nuestra fisiología percibe.

maquina-cerebroPULSOS
DE ELECTRICIDAD

Diversos cálculos estiman que el cerebro humano podría almacenar entre 3 y 1.000 terabytes de información. Es una certeza, por otro lado, que el cerebro es un generador, una fábrica de pulsos elécrticos. Posee cerca de cien mil millones de neuronas, que están continuamente generando pulsos de electricidad. Actividad eléctrica que alcanza unos 20 W de potencia. Hay entre 1.000 y 10.000 conexiones (sinapsis) entre cada neurona, lo que posibilita una cantidad inagotable de posibles caminos para esos impulsos eléctricos.
Nos cuentan que vivimos en nosotros mismos y que aprovechamos de la realidad, la que somos capaces de percibir, entender y poner a nuestro servicio. En buena lid debiéramos disociar la realidad, la que realmente es, de la que nosotros percibimos y que, con observaciones sucesivas, a lo largo del tiempo, estabilizamos describiendo los ingredientes y fuerzas que actúan en ella y la hacen posible.

Ser hombre y entender el mundo es una potencia y al tiempo, una limitación, de la que debemos ser conscientes. Nuestra fisiología, nuestras bases materiales, puede que nos estén hurtando partes de la realidad, por la simple razón de que estamos constitutivamente incapacitados para percibirlas o con un bajo nivel de desarrollo de sistemas de percepción propios o derivados de la máquina herramienta (tecnología).

El cortex es manirroto e impotente para gestionar los sistemas automáticos de nuestro cuerpo, por ejemplo, la respiración, el latido del corazón o el equilibrio No tiene potencia, colapsa. Y da buena cuenta de ello el entrenamiento titánico que requiere poder influir, siquiera un poco, en nuestra respiración. Influencia que logramos, a duras penas, paralizando todo tipo de actividad corporal y poco menos que al resto del cerebro. Una tarea que podemos acometer, exclusivamente, en un contexto de máxima calma (meditación).

> El cerebro almacena señales

Nos cuenta la neuropsicología que el cerebro, para su supervivencia y funcionamiento óptimo, para evitar el colapso fulgurante de nuestro cuerpo y sin angostar otras funciones, no almacena las imágenes repetidas. Las detecta y suple con la información que ya posee. Y lo hace sin advertirnos de lo que hace. No somos conscientes de dicha actividad. Lo hace con las imágenes y con cualquier señal que podamos percibir. Tratándose de de imágenes, vemos aquellas que están dentro del espectro electromagnético visible  (longitudes de onda entre 400-700 nm) y, también, aquellas señales que percibimos con auxilio de la tecnología como la luz ultravioleta (longitudes de onda de 0,2 – 0,35 µm), el infrarrojo de onda larga (8 – 12 µm) o el infrarrojo lejano (75 – 150 µm), que llega a nuestro cerebro con la mediación de máquinas-herramienta. Cuando rastreamos con la vista nuestro entorno, el cerebro activa sus fondos de información para descargar al  ojo, al nervio óptico y al cerebro de tan intensa actividad.

El cerebro procesa lo que alcanzan sus sistemas de percepción, con mediación y sin mediación de la máquina-herramienta. Lo que equivaldría a decir que cualquier módulo de conocimiento, equivale a un paquete de energía. La existencia de experiencia, de módulos de conocimiento, los que fueren, implica la existencia de los correspondientes paquetes de energía.

> El saber consume energía, es energía

Decimos que nuestro cerebro consume al día, de media entre 250 y 300 kcal, equivalente a una potencia de 15/20 W. El consumo energético por gramo de tejido nervioso es extraordinariamente elevado. ¿Nuestros módulos de conocimiento, entonces, teniendo en cuenta lo anterior, cuánto consumen? En puridad son paquetes, estrictamente, de energía con su respectivo coste de mantenimiento. En coma flotante, durmientes o activos, requerirán su propio consumo energético y, dependiendo de sus características y tamaño, estarán alimentados por los correspondientes yoctovatios, zeptovatios, attovatios, fermovatios, picovatios o nanovatios.

Por eso decimos, entre la seriedad y la broma, que nuestro cerebro tiene  “pocos caballos (de vapor)”, al referirnos a nuestras pocas luces. La frase tan común, “el saber no ocupa lugar”, debiera reemplazarse por esta otra, más certera: “no sabemos, con precisión, el lugar que ocupa, pero sí sabemos que consume energía”. Sin la cual (la energía) no puede existir y aun menos sobrevivir. El cerebro almacena señales y computa señales, señales que forman parte del espectro radioeléctrico. ¿El conocimiento, entonces, es energía? Así es. Exclusivamente. Y de ello hablamos en ‘Idolatría en las matemáticas’.



Etiquetado , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

¿Qué es esto?

Estás leyendo Cuestión de vatios en Cognomatica.

meta


Warning: Unknown: open(/home/content/00/6271800/tmp/sess_6c4se0b3aqlp4hmk5uvck5bvu4, O_RDWR) failed: No such file or directory (2) in Unknown on line 0

Warning: Unknown: Failed to write session data (files). Please verify that the current setting of session.save_path is correct () in Unknown on line 0